Virtualia
#9 Febrero - Marzo 2004
Año III •  Número 9
Otros
números
ir
 
 
  Artículos de este número Más artículos
 
 
Download
El psicoanálisis en la globalización
Por Manoel Barros da Motta [ 1 ]
Download
Ampliar imagen
José Antonio Berni
Autorretrato
Buenos Aires, 1998
 

Jacques Alain Miller sitúa el psicoanálisis en el contexto actual de la civilización, en el proceso de globalización que hoy lo engolfa.

Lacan formula, en el Reverso del psicoanálisis, una "nueva edición implícita" del Malestar en la cultura de Freud, después de haber realizado, en la Etica, una "edición explícita del Malestar".

 

En la actualidad, por el contrario, lo que marca el estilo nuevo es la permisividad, y lo difícil es la interdicción de interdictar, esto que, en su versión nacional, Caetano Veloso llamó: "Está prohibido prohibir". Se trata de un movimiento por el cual el capitalismo se separó del puritanismo. Lo que Lacan formuló enfáticamente, en el final de este Seminario de los años setenta: "No hay más vergüenza".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El espacio del mundo globalizado es aquél en que nada más está en su lugar, en que hubo para el mitsein, como dice Heidegger, un desarraigo completo de las masas. No hay sólo decadencia de las jerarquías: la propia idea de lugar se perdió. Se perdieron completamente las referencias.

 

 

 

 

Todos los conceptos de Freud: el freno, la represión, la función de la censura, etc., están marcados por la época de la disciplina dominante. De este modo, si la obra de Freud y de Marx pudieron ser acopladas –si surgió el freudo-marxismo, de Marcuse y de Reich- eso se dio, sin duda, gracias a su doble dependencia en relación al dispositivo de la disciplina.

 

 

 

 

 

El primer Lacan, el de la época disciplinaria, "formalizó el inconciente a partir del algoritmo saussuriano del signo, dio una estructura formal unificante al Edipo, al mecanismo de castración y a la represiòn, a través de la elaboración de los conceptos de Nombre del Padre y de metáfora".

Manuel Barros da Motta sitúa la pregunta por el lugar del psicoanálisis en el proceso de globalización actual.

A partir de las reflexiones de J.-A. Miller sobre la época, en "El desencanto del psicoanálisis", sitúa una oposición: por un lado, la época victoriana de Freud, y por otro , la actual, caracterizada por una permisividad extrema y lo que Lacan llama la "falta de vergüenza".

Por último, sitúa las tres etapas de la enseñanza de Lacan descriptas por Miller, para ubicar al psicoanálisis en la época de la globalización. En esta etapa, para el autor, el pase como dispositivo es aquello que el psicoanálisis puede oponer a la globalización, como inicio de una forma de pensar la afirmación de Lacan: "el inconciente es la política".

 

En El desencanto del psicoanálisis[1], retomando el trabajo que realizara con Eric Laurent en El Otro que no existe[2], Jacques Alain Miller sitúa el psicoanálisis en el contexto actual de la civilización, en el proceso de globalización que hoy lo engolfa.

Acentúa que Lacan formula, en el Reverso del psicoanálisis, una "nueva edición implícita" del Malestar en la cultura de Freud, después de haber realizado, en la Etica, una "edición explícita del Malestar". Es posible entonces, de la década del sesenta a la del setenta, tener una medida de la mudanza operada por Lacan. Algo de nuevo surge ahí, que dice respecto a las nuevas relaciones del sujeto con el goce.

En la Etica del psicoanálisis, J.-A. Miller destaca esta tesis de Lacan: "El movimiento en el cual es arrastrado el mundo en que vivimos promoviendo hasta sus últimas consecuencias la instalación del servicio de los bienes, implica una amputación, sacrificios, a saber, este estilo de puritanismo en la relación con el deseo que se instaló históricamente"[3]. De hecho, en 1960, el movimiento del capitalismo –que actualmente, en escala global parece no tener oposición- era ordenado por una ética y una práctica puritanas. Se trata evidentemente de una referencia a Max Weber, que ligaba la emergencia del capitalismo a una represión del goce,  en el cual la práctica de la acumulación suponía no gozar.

Lo que va a aparecer en la variación que Lacan establece, en el Reverso, del tema desarrollado por Freud en el Malestar, dice J.-A. Miller, es el carácter sobrepasado del diagnóstico sobre el movimiento del mundo como marcado por el estilo puritano. En la actualidad, por el contrario, lo que marca el estilo nuevo es la permisividad, y lo difícil es la interdicción de interdictar, esto que, en su versión nacional, Caetano Veloso llamó: "Está prohibido prohibir". Se trata de un movimiento por el cual el capitalismo se separó del puritanismo. Lo que Lacan formuló enfáticamente, en el final de este Seminario de los años setenta: "No hay más vergüenza". Cuál es el estatuto del psicoanálisis cuando no hay más vergüenza, cuando el propio movimiento de la civilización tiende a disolverla?

Como nota J.-A. Miller, este es el debate fundamental de Lacan en su enseñanza: no con la Ego-psychology, sino con la civilización, en la medida en que ella abole la vergüenza. Debate con el curso de la globalización, con el utilitarismo de Bentham, con la extensión del panóptico –tal como aparece hoy en espectáculos que se generalizan, como el Big Brother en la TV- y con la extensión del impacto del American Symptom que tiende a globalizarse.

En el mundo actualmente globalizado, dominado por el discurso de la ciencia asociado al capital, la "etica" del capitalismo triunfó en todas partes, amenazando destruir la acción del psicoanálisis, por ejemplo con las psicoterapias de masa, de las cuales tenemos una versión bizarra en Brasil con pastores vestidos de terapeutas.

Podemos decir, con J.-A. Miller, que en los días de hoy, la ciudad homogénea desapareció. El resalta aún el proceso frente al cual tenemos que estar bien atentos: el hecho de que el propio Estado-Nación esta debilitado, abatido, y algunos llegan a profetizar su desaparición, en la medida que "muchas zonas escapen a la globalización"[4].

Es el propio psicoanálisis el que tiene que ser pensado, en la reflexión de J.-A. Miller, en el cuadro de la globalización. La orientación lacaniana se inscribe en este movimiento que toma en cuenta su encarnadura en las lenguas y en los países, atravesándolos, porque es translinguística. Así, tenemos una Escuela Brasilera, pero la responsabilidad del psicoanalista Lacan la coloca en el mundo, y tenemos entonces una Asociación Mundial.

Aunque el concepto de globalización sea insuficiente, como dice J.-A. Miller, él provee una referencia más precisa que el de ciudad o polis. El espacio del mundo globalizado es aquél en que nada más está en su lugar, en que hubo para el mitsein, como dice Heidegger, un desarraigo completo de las masas. No hay sólo decadencia de las jerarquías: la propia idea de lugar se perdió. Se perdieron completamente las referencias. En este sentido, la idea misma de falta, causa de deseo, desaparece, como si hubiese sido superada.

J.-A. Miller menciona una broma de Lacan que explica un aspecto importante de nuestro estado: sin la reina Victoria, Freud no hubiera existido; ella era la causa de Freud, desde el punto de vista histórico. Esta broma tiene un fondo de verdad, esto es, el psicoanálisis estaba ligado en su nacimiento a la sociedad moralista, disciplinaria. Además, como sabemos, la sociedad para la cual la reina Victoria es un emblema, un blasón, portaba en sí prohibiciones fuertes, interdicciones severas, principalmente en el dominio de la sexualidad. En contraposición a la época victoriana, en la contemporaneidad, tal como recuerda J.A. Miller, vemos la banalización de espectáculos sexuales, la exposición de lo que sería íntimo, con la proliferación de filmes pornográficos y de narrativas sobre aventuras sexuales. Si es verdad que además de la reina Victoria, existió Catalina II de Rusia –en el siglo de las Luces, es verdad- hoy triunfan experiencias u obras como las de Catherine Millet, que de otro modo describe en su libro algunas experiencias en Brasil.

Todos los conceptos de Freud: el freno, la represión, la función de la censura, etc., están marcados por la época de la disciplina dominante. De este modo, si la obra de Freud y de Marx pudieron ser acopladas –si surgió el freudo-marxismo, de Marcuse y de Reich- eso se dio, sin duda, gracias a su doble dependencia en relación al dispositivo de la disciplina. No fue por casualidad que Michel Foucault criticó la hipótesis represiva para definir el poder sobre el sexo, sustituyéndola por un dispositivo de sexualidad que permitía situar la emergencia de los discursos sobre el sexo. El ironiza el himno "franciscano" sobre la liberación sexual.

J.-A. Miller describe la época lacaniana del psicoanálisis a partir de Michael Hardt y Antonio Negri en el libro Imperio: "En este período de crisis de los años 60 y 70, la expansión de la protección social y la universalización de la disciplina, al mismo tiempo en los países dominantes y en los países subordinados, crearon un nuevo margen de libertad para la multitud trabajadora. En otras palabras, los trabajadores utilizaron la era disciplinaria a fin de extender los poderes sociales del trabajo, aumentar el valor de la mano de obra, etc."[5]. La etapa actual de lo que ellos llaman Imperio no procede más por la prohibición y la represión, tornando problemática la idea de liberación o de revolución.

Lacan pensó inicialmente el psicoanálisis en la época disciplinaria, pero anticipó tambien el psicoanálisis en la época llamada imperial. Tres momentos, tres etapas pueden ser citadas, según la periodización original, propuesta por J.-A. Miller.

El primer Lacan, el de la época disciplinaria, "formalizó el inconciente a partir del algoritmo saussuriano del signo, dio una estructura formal unificante al Edipo, al mecanismo de castración y a la represiòn, a través de la elaboración de los conceptos de  Nombre del Padre y de metáfora" [6]. Y tambien la libido por los conceptos de deseo y de metonimia. Esta formulación posee un enunciado fundamental: el inconciente está estructurado como un lenguaje. Esa versión de Freud fue, además, acompañada por la propuesta de un retorno a Freud, al tranchant del descubrimiento freudiano, aquello que Lacan llamó "su diamante de subversión".

  siguiente
1- Miller, J.-A., Cf últimas lecciones del Cours de Orientation lacanienne III, 4, 2001-02, Inédito.
2- Miller, J.-A. Laurent. E., Cours de Orientation lacanienne 1995-1996 - L´Autre qui n´existe pas et ses comités d´éthique. Inédito.
3- Lacan, J., Le Séminaire, livre VII: l´éthique de la psychanalyse, Éditions du Seuil, Paris, 1986, págs. 350-351.
4- Miller, J.-A., Cf Cours de Orientation lacanienne III, 4, 2001-02, lição XVII, pág. 246.
5- Negri, A. y Hardt, M., Império, Editora Record, Rio de Janeiro e São Paulo 2001.
6- Miller, J.-A., El desencanto del psicoanálisis, op, cit., pág. 245.
 
arriba
 
Copyright Virtualia © 2004 - virtualia@eol.org.ar
Kilak | Diseño & Web