Virtualia
020
Número especial
Índice por autores
Marzo 2010 • Año IX
Otros números
 
Editorial NewsPaper Search Staff Índice Contáctenos
Bajar todos los artículos en PDF
Número especial
COMENTARIOS DE LIBROS
Les psychoses et le lien social. Le noeud défait
Pierre Naveau
Download

Las psicosis y el lazo social es un libro editado en Francia en el año 2004. En su tapa, encontramos la ilustración (que bien puede verse en el Musée d’ Orsey) de uno de los cuadros del dormitorio de Van Gogh en Arlés. Como se sabe, el mismo Van Gogh fue quien pintó varias réplicas de este cuadro, al que -más allá de las diferentes traducciones- le puso simplemente el nombre de El dormitorio. Leemos ya en la tapa el adelanto en imágenes de una pregunta que cifran los últimos capítulos del libro: ¿qué función tendría el arte en las psicosis?

El tema se introduce con una pregunta ya clásica y que orienta la escritura de cada capítulo: ¿qué consecuencias tiene la psicosis en la construcción del lazo social? Cuatro títulos ordenan el material clínico en la partición del libro: La voz en la psicosis, El problema de la identificación en la psicosis, El niño y la psicosis y Literatura y psicoanálisis.

Les psychoses et le lien social. Le noeud défaitLa estructura psicótica presenta para el autor la paradoja de estar en la sociedad y fuera del lazo social. Por supuesto, se puede estar en la sociedad y "vagar por la vida como la cáscara estéril de la luna -" como describe Joyce en Retrato de un artista adolescente-. Pero esto, a diferencia del planteo del autor, no impresiona ser la cuestión fundamental. Más bien este libro nos habilita a hacer de este planteo clásico la causa de otra pregunta. No precisamente de cómo se fractura el lazo social en la psicosis, sino de cómo las psicosis dan cuenta de distintas modalidades de lazo social que no se sostienen en el Nombre del Padre.

Pierre Naveau define el lazo social a partir del concepto de estructura, discurso y nudo. Con un estilo claro y no sin precisión conceptual, situará las distintas manifestaciones clínicas de la ruptura del lazo social en la psicosis.

La dificultad de asumir la responsabilidad de la enunciación, la interrupción de frases, la sensación de tener la mirada como enemigo, son algunos ejemplos. Frente a esto, demuestra clínicamente cómo las diferentes posiciones subjetivas varían en un camino que va "de la tragedia a la comedia". Si para algunos se trata de la soledad y el silencio, para otros es más bien la ironía o el esfuerzo de rigor.

En el apartado La voz en la psicosis, la hipótesis del autor reza que la alucinación surge en el tiempo de suspenso que introduce una distancia entre la distribución y la atribución de la voz. El acto de oír implica un acto de atribución, atribuir la frase a la voz que la enuncia. El sujeto queda así confrontado a la distribución de la voz, tal como Lacan lo formaliza en su escrito De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis. Pero es en ese tiempo de suspenso donde se genera una incertidumbre. Desde esta perspectiva considerará el pasaje al acto como la realización de la intención de exclusión del sujeto, que conlleva toda alucinación verbal. El autor desprende una definición de lazo social en esta primera clínica de Lacan: si hablar es hablar a otro, si esto es el fundamento de la dialéctica de la palabra, entonces el lazo entre los significantes es el lazo social. La interrupción de la frase en el caso "Marrana" vuelve imposible el diálogo, se trata precisamente de un monólogo.

En las "epifanías" de Joyce, la significación se separa del significante "como el que escucha una canción cantada en una lengua extranjera y que proviene de una voz lejana"; la ironía indica que el Otro no existe, que el lazo social es en el fondo una estafa. El autor se refiere con esta última frase al conocido artículo de J.-A. Miller Clínica irónica.

El desarrollo conceptual sobre estos temas es ofrecido al lector mediante ilustraciones clínicas de una destacable riqueza. Dicho desarrollo redunda en la claridad de su estilo y hacen del mismo ameno para su lectura.

No hay duda alguna sobre lo concluido por el autor: no hay lazo social en la psicosis desde los términos teóricos que se utilizan para explicarlo. Si ustedes recuerdan, a partir de la lectura del seminario de Lacan El reverso del psicoanálisis-1969-1970-, podríamos desprender una definición del lazo social haciéndolo equivaler al concepto de discurso, de tal manera que podríamos decir que ésta es una definición strictu sensu de lazo social.

El llamado por Lacan "dicho esquizofrénico", referido a la esquizofrenia, queda ubicado, en su artículo El Atolondradicho (1972) como fuera de discurso "establecido". Decir que no hay discurso establecido en la esquizofrenia, ¿es lo mismo que decir fuera de discurso?

Propongo ir más allá de las respuestas dadas para sostener los interrogantes que el libro puede suscitarnos.

Nuestro autor se pregunta qué permite suplir esa falta de vínculo social. Habría que preguntarse si en vez de acentuar la falta en la psicosis podríamos localizar la falta en la estructura, el "no hay relación sexual". Entonces el psicótico ¿tiene que suplir esa falta o tanto la neurosis como la psicosis dan cuenta de distintas maneras de arreglárselas con el lazo social que no existe de entrada? ¿Qué anuda la estructura?

Si bien Lacan conceptualiza en un primer momento al inconsciente como discurso del Otro -afirmación que permite pensar que el lazo social está de entrada y que la estructura, como cadena significante preexiste al sujeto-, luego dirá que el inconsciente es un enjambre, y por ende el significante solo, fuera de cadena, fuera de discurso, no implica el lazo social. Por lo tanto, con la primera definición de inconsciente, la psicosis quedaba del lado del inconsciente a cielo abierto, la alucinación como interlocución delirante no implicaba al Otro del reconocimiento. La psicosis quedaba entonces fuera de discurso (sin la referencia edípica). Con la segunda definición de inconsciente, el lazo social no estaría de entrada, el discurso sería semblant, y tanto neurosis como psicosis, serían formas diferentes de vínculo social. Este planteo es solidario del cambio teórico que va del Nombre del Padre a los Nombres del Padre.

A lo largo del texto los diferentes casos clínicos pondrán en tensión el fuera de discurso y la suplencia al mismo. Tanto Joyce como Beckett hacen de la escritura una solución posible al parasitismo del lenguaje. La relación del sujeto psicótico al lenguaje y a la palabra, determina que sea "amo en la ciudad". Esto hace que el parasitismo del lenguaje encuentre una solución posible mediante el proceso de escritura en Joyce.

En virtud de esto, en el apartado "Literatura y psicoanálisis" se hace hincapié en la solución del escritor irlandés. El ego suple el lapsus del nudo de modo que en el "Portrait de l’artiste en jeune homme" se presenta un nombre del ego: Stephen Dedalus. Pierre Naveau, señala cuatro aspectos de la biografía de Joyce. La falta de un padre simbólico, que le marcó una infancia "muerta y perdida" en la cual escuchar su voz monótona lo llevaba a un silencio; la voz de su padre "lo cansaba y lo deprimía". Apenas reconocía sus pensamientos como provenientes de él mismo. En segundo término, la culpa por haber pecado en sus relaciones sexuales con prostitutas que desencadenaron "una onda de vitalidad" que salía del cuerpo. Tercero, la confesión de sus pecados y la creencia en el juicio final, luego de la confesión un sueño donde su alma temblaba de miedo. Y por último, la relación al cuerpo. A sus seis años el castigo corporal del maestro provoca la sensación de que sus manos doloridas se desprendían del cuerpo. Luego, la escena de la paliza sobrevenida a los once años y la acusación de herejía provocan en su cuerpo un desprendimiento como la piel de un fruto maduro. Su deseo de ser un artista anuda los registros imaginario, simbólico y real, donde el autor ubica el pensamiento, el alma y el cuerpo. Es este deseo de ser un artista lo que lo lleva a escribir y a publicar lo que escribe, se dirige a otros destinatarios de sus escritos.

En relación al Finnegans Wake de Joyce el autor dirá: "Sucede entonces que se hace esclavo de un proceso de escritura para resolver el problema del ser que se le plantea. Una solución posible, como lo subrayó el Dr. Lacan, es hacerse un nombre justamente para responder al desafío de lo que Samuel Beckett llamó "el innombrable".

Carolina Alcuaz

arriba
 
Virtualia Copyright Virtualia © 2010 - virtualia@eol.org.ar Kilak | Diseño & Web